Martes, 14 Enero 2020 20:20

UMCE implementa proyecto para una biblioteca accesible e inclusiva Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Para eliminar barreras que tienen estudiantes con discapacidad en diferentes contextos educativos

Grandes expectativas ha generado la implementación y desarrollo del proyecto “Avanzando en inclusión: hacia una biblioteca accesible”, desarrollado por la UMCE y financiado por el Servicio Nacional para la Discapacidad (SENADIS), bajo la dirección técnica del Departamento de Educación Diferencial, el diseño y ejecución a cargo de CREPPI -Central de Recursos Pedagógicos para la Inclusión- la Oficina de Transversalidad y la biblioteca central.

La iniciativa permitirá implementar sistemas y dispositivos que faciliten el pleno acceso a la información y participación de las personas en situación de discapacidad sensorial en la biblioteca central de la UMCE.

Autoridades institucionales encabezaron la ceremonia en la que presentaron en detalle, tanto el desarrollo del proyecto, como los aportes y capacidades instaladas que harán inclusivos los servicios vinculados con la formación de futuros profesores. El Rector de la UMCE, Jaime Espinosa, sostuvo que “la inclusión es un objetivo esencial y primordial de nuestra Universidad y este proyecto da cuenta de los grandes esfuerzos que estamos haciendo para ello. Estamos cumpliendo con un deber que nos corresponde como Universidad pública y que es ocuparnos de la diversidad en nuestro país, en consonancia con el derecho a la educación para todos”.

Solange Tenorio, decana de la Facultad de Filosofía y Educación, y educadora Diferencial agregó que “es un compromiso institucional propiciar espacios cada vez más inclusivos”, y destacó la importancia del trabajo que en este sentido desarrolla la CREPPI y el Departamento de Educación Diferencia, “que siempre han postulado a los fondos de SENADIS como una posibilidad concreta para recibir apoyos, recursos y orientaciones para avanzar en el tema de inclusión de estudiantes con discapacidad”.

bib inc2A su vez, Ximena Acuña, hoy vicerrectora académica de la UMCE, recordó que el Departamento de Educación Diferencial –que dirigió hasta comienzos del año 2019- “ha liderado de manera muy significativa la inclusión con énfasis en las personas en situación de discapacidad. Este liderazgo lo ha ejercido dentro y fuera de la Universidad, convirtiéndose, dada esa experiencia ganada, en un referente para muchas instituciones y generando condiciones de equidad”.

Con apoyo del SENADIS, agregó, “hemos podido instalar este proyecto que permitirá ir mejorando las condiciones de equidad y asegurando la participación activa de nuestros estudiantes y las condiciones de diversidad para que todos puedan acceder a las mismas condiciones”.

Desde el SENADIS Región Metropolitana, Jonathan Palacios, encargado de educación e inclusión laboral afirmó que “a través de este proyecto se cumple con el artículo 8 de la ley 20422 que señala que con el objeto de asegurar la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad el Estado debe introducir medidas de accesibilidad, medidas contra la discriminación y prevenir conductas de acoso hacia personas con discapacidad”.
Para nosotros, añadió, “se cumple así con un mandato legal que tiene toda la razón de ser en pos de asegurar una sociedad donde realmente más que de inclusión se empiece a hablar de convivencia y que ésta sea justa, es decir, profundamente relacionada con la justicia social”.

Protagonistas de un proyecto colectivo
Bruno Contreras, director de la Biblioteca Central UMCE y anfitrión en la ceremonia, inauguró la presentación del proyecto dando la bienvenida en Lengua de Señas Chilena, en una muestra concreta de cómo se complementará la entrega de servicios en sus instalaciones: “fuimos capacitados y ahora estamos en condiciones de comunicarnos con alumnos sordos. Logramos expresarnos, mostrar la biblioteca y orientar a los alumnos sobre dónde pueden encontrar información”.

Carolina, estudiante de Educación Diferencial, especialidad en Audición y Lenguaje, explicó que el aporte consistió justamente en transformar “toda la información a formatos accesibles. Que los funcionarios adquirieran nociones básicas de Lengua de Señas Chilena para entablar una pequeña conversación simple con estudiantes sordos o hipoacúsicos. Este avance hace que se sientan considerados dentro de un espacio que ya no es solo de Educación Diferencial”.

bib inc1María Eugenia Letelier, encargada de la Oficina de Transversalidad de la UMCE, y apoyo técnico en la postulación al concurso de SENADIS, declaró sentirse orgullosa de los resultados: “a pesar de que acompañé la implementación hasta la etapa diagnóstica. Me encanta la idea de que trabajaran colectivamente, de construir comunidad con propósitos que beneficien la vida universitaria, que se tejan relaciones de cooperación. Cada uno de nosotros tiene, dentro de su diversidad, cualidades y sus propias potencialidades y lo que tenemos que hacer es vincularla. La Oficina puede agregar ese valor asociativo a las iniciativas para fortalecer la institucionalidad”, dijo.

Jacqueline Briones Molina, académica de Educación Diferencial y una de las profesionales CREPPI encargadas de la implementación del proyecto destacó que “los primeros beneficiarios serán los estudiantes con discapacidad, quienes podrán tener mayor autonomía e independencia. Visualizamos la inclusión como un eje central de la educación, que está escondido y que no se visualiza fácilmente ni siquiera en el aspecto curricular”.

“Creo que es el puntapié inicial para empoderar la Universidad y asumir como un deber el accesibilizar cada una de sus unidades”, agregó Catalina Román, profesora de Educación Diferencial de la Central de Recursos Pedagógicos (CREPPI). Opinión compartida por la encargada de CREPPI, Myriam Salvo, para quien el proyecto “brinda una oportunidad para acompañar a los y las estudiantes en sus proceso de aprendizaje y participación de manera autónoma. Estas iniciativas los ponen en igualdad de condiciones. Va empoderando a la universidad en este proceso hacia una Universidad inclusiva”.

Destacando el carácter colectivo, Tamara, estudiante de Inglés expresó que “es un avance dentro de todo lo que se puede hacer en la Universidad en términos de diversidad y de entender la inclusión como algo concreto más allá del discurso. Muchas veces no se toma en cuenta la perspectiva de las personas con discapacidad a la hora de hacer medidas para ellos. En este caso se nos consideró como participantes activos y no sólo en términos prácticos, sino también en cómo podíamos hacer algo efectivo. Fuimos parte investigadora en el proceso para levantar las necesidades que debían ser atendidas en la biblioteca”.

Dominique Yáñez, estudiante de Audición y Lenguaje en práctica profesional, acotó: “no me gusta hablar de inclusión, cuando se debe aprender a convivir. La cultura debe llevar a relacionarse cualquiera sea la diferencia”, concluyó.

Visto 739 veces Modificado por última vez en Martes, 14 Enero 2020 20:32
off liceo a5