Miércoles, 26 Diciembre 2018 12:37

Modelo de Mentoría Virtual UMCE: los alcances del primer acompañamiento a profesores principiantes Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Representantes de la Red Universitaria Estatal de Formación Inicial Pedagógica RUEFIP se reunieron en la sede de Osorno de la Universidad de Los Lagos para participar en una reunión de trabajo en el marco de la Jornada de Mentoría y acompañamiento inicial docente Representantes de la Red Universitaria Estatal de Formación Inicial Pedagógica RUEFIP se reunieron en la sede de Osorno de la Universidad de Los Lagos para participar en una reunión de trabajo en el marco de la Jornada de Mentoría y acompañamiento inicial docente

Dentro de las innovaciones planteadas del proyecto PMI – UMCE fue creado un modelo de acompañamiento entre pares profesionales de la educación en modalidad esencialmente virtual que se ha implementado en dos ocasiones de manera piloto durante los dos últimos años.

A fines de noviembre, representantes de la Red Universitaria Estatal de Formación Inicial Pedagógica RUEFIP se reunieron en la sede de Osorno de la Universidad de Los Lagos para participar en una reunión de trabajo en el marco de la Jornada de Mentoría y acompañamiento inicial docente: El rol de las universidades del Estado en el proceso de acompañamiento con docentes principiantes y en formación.

En esta reunión, además de las Universidades miembros de la Red –dos de las cuales presentaron sus experiencias en el área- la coordinadora del Programa de Inducción y Mentoría del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP), Macarena Rojas, dio cuenta de los principales avances del Sistema Nacional de Inducción y Mentoría.

Creado a partir de la Ley 20.903 de Desarrollo Profesional Docente, este sistema es definido por el CPEIP como “un proceso formativo que se incorpora como un derecho. (…) Diseñado para acompañar, apoyar y facilitar la inserción profesional, e integración en la comunidad educativa de profesores, profesoras y educadoras principiantes”.

Según explicó Karina Guerra, investigadora del proyecto “Evaluación del modelo de ‘Mentoría Virtual UMCE’ entre profesionales, asociado al plan piloto de mentorías para profesores principiantes titulados en la Universidad”, y quien integró el equipo de la UMCE en la reunión de Osorno, “hasta el momento, las instituciones de educación superior han estado más enfocadas en formar mentores que en realizar planes de mentorías y acompañamiento”.

En la UMCE, sin embargo, “dentro de las innovaciones planteadas a partir de un proyecto PMI – UMCE fue creado un modelo de acompañamiento entre pares profesionales de la educación en modalidad esencialmente virtual que se ha implementado en dos ocasiones de manera piloto durante los dos últimos años, y a través del cual hemos acompañado a 32 profesores. Hasta ahora, el CPEIP había realizado las mentorías solo con modalidad presencial”, señaló.

Pero las mentorías no son tan conocidas como se podría esperar, añadió: “a pesar de que la Ley de Carrera Docente ya fue promulgada e incluye un artículo completo acerca de las mentorías (art.18), nos hemos encontrado con que éste proceso no se conoce. Los profesores noveles (principiantes) tienen derecho a ser mentoreados y acompañados, pero no postulan. Y a veces cuando los llamamos para ofrecerles acompañamiento, no saben de qué se trata pues esencialmente no entienden de qué se trata. Este mismo fenómeno se da en otras universidades de la RUEFIP, por lo que hemos llegado a la conclusión que es necesario hacer un proceso de difusión importante sobre lo que significa la mentoría al interior de las universidades que formamos profesores”.

A través de un proyecto de investigación se evalúa este modelo generado en la UMCE. El equipo es encabezado por Karina Guerra, e integrado además por Eugenio Contreras como co investigador, y las investigadoras adjuntas Myriam Rossel, Evelyn Palma, ambas mentoras y profesoras del sistema, miembros de la Red Maestros de Maestros, además de la especialista Ingrid Boerr.

El estudio, agregó la profesora Guerra, ha permitido probar este modelo y su funcionamiento, cuáles son los facilitadores, y aspectos críticos, para luego armar un programa de Formación de Mentores en este Modelo. Y los resultados son prometedores: “el programa tiene un 90% de participación en línea. Cualquier curso con esas características tendría altas probabilidades de tener más del 30% de deserción, porque podría entenderse que es más fácil dejar un curso no presencial. Sin embargo, llevamos dos pilotos en los que han terminado todas las personas que se inscriben: en el primero tuvimos 24 y en el piloto de este año tuvimos 9, completando el programa en ambos casos, todos los participantes”, afirmó.

A su juicio, entre las razones de esa cifra se incluye el hecho de que “hemos logrado establecer un modelo en el que es posible generar las confianzas y una forma de trabajo que ha permitido que se logren todos los objetivos de la mentoría las personas se sienten acompañadas en todo momento"

Los grupos trabajan a partir de episodios críticos, nombre que reciben las situaciones y dificultades identificadas por cada profesor principiante, “y que con frecuencia están relacionados con clima de aula”, aseguró. “La mentoría apunta al desarrollo de aspectos humanos en la enseñanza: cómo reaccionar ante episodios violentos, estudiantes que no quieren trabajar, cómo incorporarse a nuevos ambientes de trabajo. Situaciones en las que los profesores usualmente se sienten muy solos, entonces un par (mentor), cuya única diferencia está relacionada con la experiencia, lo acompaña en su reflexión, para que el novel desarrolle sus propias herramientas y encuentre sus propias respuestas. En este proceso, las características personales de cada mentor se hacen fundamentales”, puntualizó la académica.

A su vez, añadió, a través del modelo creado en la UMCE han “cubierto áreas que la Ley no incluye, como la educación particular subvencionada. La ley solo contempla a las personas que trabajan durante los 2 primeros años en la educación pública, pero hay un nicho amplio de egresados nuestros que no están trabajando en la educación pública, entonces quedarían sin la oportunidad de ser acompañados. La Universidad se ha hecho cargo de eso y hemos contemplado en la convocatoria para los programas piloto a todos nuestros titulados, sin importar donde se desempeñen"

A la jornada de Osorno fue convocado este equipo con el fin de compartir las proyecciones sobre formación de mentores en nuestro país y levantarn una propuesta de acciones formativas conjuntas, como parte de la Red Universitaria Estatal de Formación Inicial Pedagógica RUEFIP, conformada por las Universidades de Tarapacá, Arturo Prat, de Antofagasta, de La Serena; USACH, de Chile, UMCE, de Valparaíso, Playa Ancha, de Talca, del Bío Bío, de La Frontera, Los Lagos, de Magallanes y de O´Higgins.

En dicha ocasión, recordó, fueron tomados algunos acuerdos. “Entre ellos que trabajaremos dentro de esta red en un grupo en torno a este tema. Queremos que cada universidad que estuvo presente en esa reunión y las que no pudieron también, compartan su experiencia en torno a la mentoría, para desde ahí establecer, por ejemplo, criterios mínimos para la mentoría con ciertos lineamientos de calidad”. Este trabajo está recién comenzando y tendrá continuidad en el mes de marzo en una sede a definir.

 

 

Visto 894 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Enero 2019 19:57
off liceo a5