Martes, 07 Marzo 2017 19:38

'Cuando el Mono se Bajó del Árbol': un taller creado en la UMCE, y que traspasó fronteras Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Este taller fue diseñado por los estudiantes de Matemática de la UMCE Fernando Sánchez y Sebastián Sandoval, quienes viajaron a Cuba para exponer la experiencia.

Desde el año 2015, el Centro de Acompañamiento UMCE y la Comunidad de Recursos Experimentales para el Aprendizaje, CREA, coordinan una serie de talleres orientados a mejorar las prácticas educativas y a aprender sobre distintas áreas a partir del juego y la experimentación. Uno de ellos es Cuando el Mono se Bajó del Árbol, un taller busca desarrollar nuevas habilidades en los estudiantes a través del juego y actividades lógicas creativas, “y se enfoca en el desarrollo de nuevas estratégicas de aprendizajes para poder aplicarlo a nuestro qué hacer como futuros docentes”.

Este taller fue diseñado por los estudiantes de Matemática de la UMCE Fernando Sánchez y Sebastián Sandoval, quienes viajaron a Cuba para exponer la experiencia.

El testimonio de Fernando fue publicado por la Fundación Portas, institución que busca facilitar el desarrollo de las potencialidades de jóvenes provenientes de contextos vulnerables, mediante un proceso de formación integral, que se inicia cuando ingresan a la educación superior y culmina cuando se insertan en su primer trabajo profesional.

“Este viaje a Cuba para exponer nuestro Taller, no solamente lo vi yo como una tremenda oportunidad para mi futuro, sino que también mi núcleo más cercano. Soy, de hecho, el primero en mi familia en varios aspectos: seré el primer profesional, soy el primero que ha tomado un avión y el primero que ha viajado fuera de Chile”, señaló.

Fue en un taller que se les hace a los ayudantes de distintas carreras que conoció a Sebastián, quien lo invitó a que trabajaran juntos en un proyecto que ya traspasó fronteras: “en la UMCE hacen talleres de formación de ayudantes para apoyarlos en el desarrollo de habilidades blandas y en lo cognitivo. Como Sebastián, mi compañero, es ayudante, él me invitó para que trabajáramos y diseñáramos este proyecto en conjunto”. Fue así que nació “Cuando el mono se bajó del árbol”, que se “enfoca en el desarrollo de nuevas estratégicas de aprendizajes para poder aplicarlo a nuestro qué hacer como futuros docentes”, explicó Fernando.

El proyecto lo empezaron a diseñar en 2014 y la implementación se llevó a cabo los años 2015 y 2016. “Hemos tenido mucha participación de parte de los estudiantes, también de la misma Universidad y hemos invitado a otros establecimientos educacionales”.

Al preguntarle por qué decidieron ponerle ese nombre al taller, Fernando comentó que al principio se llamaba: “la Creatividad como Recurso Único e Inagotable”. “Pero cuando hicimos participar a los profesores del Taller, un docente dijo que lo que trabajábamos era muy interesante pero el nombre no motivaba a nadie y no reflejaba lo que hacíamos: “por último pongan algo más interesante como por ejemplo, cuando el mono se bajó del árbol” y fue así que nació el nombre”.

Cuando el Mono se Bajó del Árbol tiene un sentido, comenta Fernando, “el mono se atrevió a experimentar y a descubrir y a andar en dos patas. Tuvo que correr riesgos pero al bajarse del árbol pudo tener nuevas experiencias”.

De Chile a Cuba
Durante el año 2015 no solamente implementaron el taller en la UMCE sino que también participaron en distintos Congresos a nivel nacional, “fuimos al Congreso de la Sociedad Chilena de la Educación Matemática en Villarrica, hemos participado en congresos en Valparaíso y en estas instancias hemos presentado nuestro Taller a través de posters y ponencias”.

El verdadero salto al estrellato se dio en México cuando Sebastián, estando en una pasantía aprovechó la oportunidad de presentar el taller y les extendieron, de inmediato, una invitación a presentarlo en el Congreso “Pedagogía 2017: 15vo Encuentro Internacional por la Educación” que se llevó a cabo en La Habana, Cuba. “Postulamos la ponencia y al mes nos avisan que fue aceptada. Estábamos muy contentos porque lo vimos como una tremenda oportunidad; poder establecer contactos, conocer un país como Cuba, y todo lo que significa viajar, porque para mí fue la primera vez que estuve fuera de Chile, fue la primera vez que me subí a un avión”.

Llegar hasta La Habana no fue fácil, porque no contaban con el financiamiento para pagar la inscripción, los pasajes de avión, la estadía, la comida. “Tuvimos que buscar financiamiento y la Universidad nos apoyó. Recibimos donaciones de parte de la Dirección de Finanzas, la Vicerrectoría, el Departamento de Asuntos Estudiantiles, y mucha gente nos respaldó para cubrir el viaje”. Y fue así como Fernando logró cumplir uno de los tantos sueños que tiene; partió a Cuba el sábado 28 de enero a exponer a nivel internacional.

Ver más en: https://fundacionportas.cl/4429/

Visto 2174 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 19:39
off liceo a5