Miércoles, 17 Mayo 2017 19:42

Vicente Bianchi sostuvo cordial diálogo en la UMCE con Taller Músikahuìn, músicos, estudiantes y comunidad aficionada Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)
Maestro Vicente Bianchi, junto a decana Patricia Vásquez y Músicahuìn Maestro Vicente Bianchi, junto a decana Patricia Vásquez y Músicahuìn Taller Músicahuìn

Respondió consultas de carácter técnico, sobre su vida personal y luego preguntas del público. Definió su obra como 'de academia' y no logró declarar cuál era su favorita: “las composiciones son como hijos de uno, no sabría a cuál elegir”.

El pianista, compositor, radiodifusor, arreglador, director de orquesta y coros, Vicente Bianchi, creador de unas 150 obras y probablemente la figura más emblemática de la música típica chilena de mediados del siglo XX sostuvo un cordial diálogo en la UMCE con músicos, estudiantes y comunidad aficionada en el conversatorio organizado por el Taller Músicahuìn –coordinado por el profesor de Historia de la Música del Departamento de Música de la UMCE, Rodolfo Norambuena.

Reconocido a los 96 años con el Premio Nacional de Artes Musicales en el 2016, señaló el profesor Norambuena, nos visitó el “quinto de los galardonados del siglo XXI que nos hace ese honor. Sin embargo, su caso es especial, en primer lugar por haber postulado 16 veces a él durante 45 años, desde 1971 en que se entregó a Gustavo Becerra en su versión equivalente en la época, Premio Nacional de Arte, mención Música”.

Especial también, “porque con él se abrió un nuevo camino para este galardón creado para los compositores doctos de Chile, recibiéndolo por primera vez, en 1945, Pedro Humberto Allende. La dictadura militar, sin embargo, en 1980 abrió el premio a los intérpretes doctos, recibiéndolo en primer lugar el director de orquesta Víctor Tevah. En 1994 se abrió a otra opción, siendo galardonada la folclorista Margot Loyola. Con la distinción a Bianchi en 2016, el premio se abre a un nuevo camino, lo que lo revitaliza y hace justicia a la cultura nacional”, agregó Norambuena.

La presentación al maestro Bianchi sintetizó su trabajo en tres grupos: música religiosa, popular de raíz tradicional y académica: Destacaron entre ellas la primera Misa a la Chilena (1964), la Misa Cruz del Sur (1972), las Tonadas de Manuel Rodríguez, Romance de Los Carrera, el Canto a Bernardo O’Higgins, el Tríptico Sinfónico y el disco de su trabajo con Neruda, denominado ‘Neruda y Bianchi en canciones’ (2015). También su música para cine, teatro, arreglos: “probablemente el musical más importante que ha generado la historia musical de Chile es 'La Pérgola de Las Flores', que fue arreglada y orquestada por el maestro”, afirmó el presentador. Entre sus reconocimientos mencionaron el Premio Nacional de Folclor (1996), Orden al Mérito Docente y Cultura ‘Gabriela Mistral’ (2002), Premio a la Música Chilena y el Premio Nacional de Música (2016).

El maestro Bianchi agradeció la invitación y con sencillez declaró esperar que el público no quedara “con una mala impresión cuando yo me vaya (…). Tengo 96 años y un día… 97. Lo digo así porque además de reconocerlo, permite que no me olvide, porque a veces me olvido que tengo 86… o 97. Por eso mejor 96.1, como la radio (…). Y aunque lo hago con todo gusto, es muy sacrificado para mí asistir a estas actividades, porque el gusto no es todo lo que uno necesita para estar aquí”, señaló recordando su última caída hace dos años, en la que se rompió la cadera.

Durante la charla respondió consultas de carácter técnico, sobre su vida personal y luego preguntas del público. Definió su obra como 'de academia' y no logró declarar cuál era su favorita: “las composiciones son como hijos de uno, no sabría a cuál elegir”.

En sus obras de concierto, especificó el profesor Norambuena “desarrolla un sincretismo del espectro sonoro de nuestra época, nutriéndose preferentemente de la raíz chilena y latinoamericana. Este repertorio, ha alcanzado un considerable arraigo en nuestro pueblo, lo que determina que su obra no duerma inerte en los archivos de nuestras sonotecas, sino que es una música viva, integrada a nuestra cotidianeidad”.

“Es que este artista no es un creador convencional”, añadió, “en nuestra época, en que el mundo de la música se encuentra diversificado en paralelismos culturales demencialmente distantes, resulta alentadora una opción de creación alternativa al mundo de los compositores doctos, quienes instalando una subjetividad capsular y enajenante no han sido capaces de crear un patrimonio sonoro que llegue a arraigarse en el pueblo chileno”.

La decana de la Facultad de Artes y Educación Física, Patricia Vásquez, coincidió con Norambuena y agregó que “lo que ha compuesto (Bianchi) tiene una trascendencia que no se logra aún dimensionar y, por supuesto, para nuestros estudiantes que se están formando como profesores de Música es un regalo en lo académico y en todo sentido poder escuchar sus opiniones”. La decana también destacó el hecho de que Bianchi se iniciara en la música a los 6 años: “eso refuerza varios aspectos que se están trabajando en la Facultad. En la medida que la música llegue desde los jardines infantiles hacia arriba, es la medida en que realizaremos una siembra que contribuirá indudablemente al mejor desarrollo del ser humano”. Ambos manifestaron el orgullo “para nuestra Universidad y para el Taller Músikahuìn, haber tenido el honor de recibir y acompañar a este señero prócer de nuestra música nacional”, concluyeron.

 

Visto 826 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Mayo 2017 14:35
off liceo a5