Viernes, 25 Noviembre 2016 13:25

Proyecto UMCE busca enseñar matemáticas a través de la música Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

¿El músico nace o se hace? ¿Cómo fomentar la competencia cultural artística? ¿Se puede enseñar matemática a través de la música? Tomás Thayer Morel, académico de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación y director del Laboratorio del Programa de Innovación en Ciencia y Arte, ha desarrollado a partir de un software libre, cuatro aplicaciones para aprender matemática a través de actividades musicales lúdicas e interactivas para niños y niñas de enseñanza básica. 

Desde hace varios años, el interés de Tomás Thayer se ha volcado en dos aspectos fundamentales: realizar capacitación musical para profesores de educación básica y fomentar la investigación musical para enriquecer las políticas públicas en educación. Según el investigador, Chile tiene un déficit en el número de profesores de música frente a la población estudiantil nacional (existen alrededor de 1.600 profesores según las bases de datos del Ministerio de Educación de 2015) y, sólo existen 15 programas de pregrado en pedagogía musical, pero se enfocan exclusivamente en la teoría de la música europea y en aprender a tocar un instrumento. Fue bajo este contexto que surgió el Programa de Innovación en Ciencia y Arte, conocido como Picalab y, que posteriormente, alcanzó su plenitud a través de la adjudicación de un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef-Conicyt). 

Thayer Morel junto a un equipo interdisciplinar desarrollaron MusiMatemática Sonoras Interactivas (MMSI), un programa informático integrado por cuatro módulos o aplicaciones que permite, a partir de actividades musicales lúdicas e interactivas, despertar el interés y la curiosidad de los estudiantes de educación básica por la matemática. Además, cada aplicación cuenta con una guía pedagógica para que el docente pueda utilizar este ingenio en el aula de clases y también fuera del entorno formal de educación.

“Cada aplicación tiene una serie de actividades que permiten al docente agregar el registro sonoro al aprendizaje, a través de lo que hemos denominado metáforas músico-acústicas, las que tiene por finalidad hacer uso del sentido auditivo y estético durante la enseñanza de la matemática y también explorar matemáticamente elementos musicales y sonoros”, explica Thayer Morel.

El programa invita a los estudiantes a experimentar e interactuar con sonidos y secuencias musicales para trabajar diferentes conceptos y destrezas matemáticas. Por ejemplo, la aplicación AudioEnteros permite a niños y niñas resolver ejercicios de adición y sustracción para descubrir una melodía. A través de patrones matemáticos y musicales se han desarrollado estrategias de cálculo mental con valores entre 0 y 25. 

AudioGráficos, AudioFracciones y AudioGeometría son los otros prototipos del MMSI y que responden a la misma lógica: Integrar música y sonido para potenciar la enseñanza en educación matemática. “El programa ha sido evaluado en cinco establecimientos educacionales de la Región Metropolitana con muy buenos resultados. Hemos valorado el aprendizaje matemático, musical, global, la técnica y los componentes afectivos-emocionales, concluyó el investigador.

Créditos nota: Jade Rivera, Explora RM Norte 

Publicación original

Desde hace varios años, el interés de Tomás Thayer se ha volcado en dos aspectos fundamentales: realizar capacitación musical para profesores de educación básica y fomentar la investigación musical para enriquecer las políticas públicas en educación. Según el investigador, Chile tiene un déficit en el número de profesores de música frente a la población estudiantil nacional (existen alrededor de 1.600 profesores según las bases de datos del Ministerio de Educación de 2015) y, sólo existen 15 programas de pregrado en pedagogía musical, pero se enfocan exclusivamente en la teoría de la música europea y en aprender a tocar un instrumento. Fue bajo este contexto que surgió el Programa de Innovación en Ciencia y Arte, conocido como Picalab y, que posteriormente, alcanzó su plenitud a través de la adjudicación de un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef-Conicyt).

Thayer Morel junto a un equipo interdisciplinar desarrollaron MusiMatemática Sonoras Interactivas (MMSI), un programa informático integrado por cuatro módulos o aplicaciones que permite, a partir de actividades musicales lúdicas e interactivas, despertar el interés y la curiosidad de los estudiantes de educación básica por la matemática. Además, cada aplicación cuenta con una guía pedagógica para que el docente pueda utilizar este ingenio en el aula de clases y también fuera del entorno formal de educación.

“Cada aplicación tiene una serie de actividades que permiten al docente agregar el registro sonoro al aprendizaje, a través de lo que hemos denominado metáforas músico-acústicas, las que tiene por finalidad hacer uso del sentido auditivo y estético durante la enseñanza de la matemática y también explorar matemáticamente elementos musicales y sonoros”, explica Thayer Morel.

El programa invita a los estudiantes a experimentar e interactuar con sonidos y secuencias musicales para trabajar diferentes conceptos y destrezas matemáticas. Por ejemplo, la aplicación AudioEnteros permite a niños y niñas resolver ejercicios de adición y sustracción para descubrir una melodía. A través de patrones matemáticos y musicales se han desarrollado estrategias de cálculo mental con valores entre 0 y 25.

AudioGráficos, AudioFracciones y AudioGeometría son los otros prototipos del MMSI y que responden a la misma lógica: Integrar música y sonido para potenciar la enseñanza en educación matemática. “El programa ha sido evaluado en cinco establecimientos educacionales de la Región Metropolitana con muy buenos resultados. Hemos valorado el aprendizaje matemático, musical, global, la técnica y los componentes afectivos-emocionales, concluyó el investigador.

Visto 1642 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Noviembre 2016 14:33
off liceo a5