Lunes, 09 Septiembre 2019 15:24

#TituladaUMCE Jenny Seccia y su trabajo en retos múltiples: "Hay que luchar para que estos/as niños/as se sientan parte de la sociedad y de sus entornos" Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La educadora diferencial cree que es clave saber manejar la frustración y valorar los avances para seguir trabajando en que sus alumnos/as se desenvuelvan lo más autónomamente posible.

Desde que tiene recuerdos, Jenny Seccia siempre quiso trabajar con niños y en algo que le permitiera ayudar a salir adelante a los demás. Así, el año 2001 entró a estudiar la carrera de Educación Diferencial con mención trastornos de la visión. Hoy, a sus 36 años, confirma estar cumpliendo su anhelo trabajando en la Escuela especial Jan Van Dijk. Aquí nos cuenta más detalles de su camino en el trabajo con retos múltiples:

- ¿Cómo fue tu primera experiencia laboral en el aula?

- Llevo 10 trabajando en retos múltiples. La primera vez estaba muy nerviosa y complicada de no poder brindar todo el apoyo que necesitaban los chicos y sus familias, pero creo que poco a poco fui perfeccionándome más con la ayuda de los profesionales que estaban en ese momento. Me gusta siempre estar aprendiendo, ver nuevas posibilidades, nunca rendirme y saber anular la frustración. Este es un trabajo en el que se aprende día a día. El primer día de trabajo nunca se olvida y tampoco a los que fueron tus primeros alumnos. Una siempre está pensando a futuro, en lo que ellos puedan hacer y desenvolverse más autónomamente dentro de sus capacidades.

- ¿Tienes algún referente o alguien que admires en tu área?

- Mi referente es Teresa Barrientos, la directora de la Escuela Jan Van Dijk donde trabajo hace ya cinco años. Ella tiene mucha experiencia en retos múltiples, problemas de la visión, etc. y me ha dado hartas oportunidades de crecer. Me entrega sus conocimientos día a día. Actualmente ella es parte de la mesa de trabajo del Mineduc por el nuevo decreto 83 en las escuelas especiales. Estoy orgullosa de que sea mi directora y poder aprender de ella.

- Cuéntanos de tu actual trabajo, ¿cómo ha sido la experiencia? ¿cuál ha sido el mayor aprendizaje? 

- En la escuela trabajo por la jornada de la mañana en un taller laboral, para chicos entre 16 y 24 años, y en la tarde, tengo un nivel transición 2, con niños/as de 5 a 7 años. La experiencia que he tenido es mayormente gratificante. Podemos ver los cambios, aunque sea mínimos, en los chiquillos, que puedan alimentarse, vestirse, etc. Yo me quedo con eso, con lo bueno, lo que me motiva a seguir día a día adelante y a luchar porque estos niños/as y jóvenes tengan más derechos, para que sean reconocidos y para que dentro de sus propias familias puedan participar, comunicarse y decir lo que piensan. En resumen, para que se sientan parte de la sociedad y de sus entornos sobre todo.

Uno de los hechos más significativos que he vivido, ocurrió este año. Llegó un chico nuevo, de 6 años. Nos esforzamos todo el mes de marzo para que pudiera tomar la cuchara y se alimentara y lo logramos, con el apoyo de su familia. La mamá me dijo usted logró en un mes, lo que yo estuve trabajando cinco años. Creo que esas cosas llenan el alma. Agradezco a todas las familias de los/as chicos/as con los/as que he trabajado. Hay algunos/as con los que hasta el día de hoy mantengo contacto, me recuerdan con cariño y eso es significativo para mí porque quiere decir que dejé una huella en ellos.

Para las futuras generaciones en retos múltiples, deben saber que este trabajo es muy difícil, pero si sienten que es su camino, que lo hagan de la forma más responsable posible. Si sienten que no tienen los conocimientos o herramientas, que no se preocupen, que las/os profesoras/es que trabajamos en esto, tenemos la intención de dar apoyo a nuestras/os colegas. Saber manejar la frustración es clave. No hay que quedarse con lo que no se logró porque todo se puede. Hay que estar dispuesta a poner el cuerpo, la emoción y la cabeza en disposición de ellos/as, saber reconocer cuándo y cómo se están comunicando y que sus crisis se pueden controlar. Y siempre hay que inculcar en las familias, que pueden hacer todo lo que se propongan porque son un/a niño/a más, que vive sus distintas etapas, solo que no se puede comunicar o desplazar solo/a.

Visto 697 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Septiembre 2019 00:02
off liceo a5