Martes, 23 Abril 2019 16:29

Despertar sordo y ciego: Exitoso productor argentino compartirá su experiencia en seminario sobre sordoceguera en la UMCE Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

"La gente se sorprende al escuchar la palabra sordoceguera porque muchos, como yo antes de enfermarme, ignoran que existen personas con esta condición", dice.

La historia de Guido Fernández Cornide, un talentoso productor de televisión de Argentina de 43 años, ha dado la vuelta al mundo. El 25 de mayo del 2011, la bacteria Neumococo le provocó una meningitis que lo llevó a terapia intensiva y a estar en coma al borde de la muerte durante casi un mes. Al despertar, estaba ciego y sordo. Desde ese momento su vida y la de su entorno cambió para siempre, logrando volver a escuchar de un oído gracias a un implante coclear y recuperando 20% de visión en solo uno de sus ojos. Ese camino que sigue recorriendo es el que compartirá en el II Seminario sobre sordoceguera “Abriendo puertas”, que se realizará este 25 y 26 de abril, en sala Juan Gómez Millas de la UMCE.

La visita de Guido es parte de la labor que hoy cumple, compartiendo su experiencia, la que ya plasmó en un libro titulado "Abrir los ojos". "La gente se sorprende al escuchar la palabra sordoceguera porque muchos, como yo antes de enfermarme, ignoran que existen personas con esta condición", dice. 

Su participación en el seminario, organizado por el Departamento de Educación Diferencial y Departamento de Química, precisamente busca sensibilizar en torno al tema. "Me incentiva mucho cuando lo hago con profesionales, profesores y gente que trabaja en la materia para darles una perspectiva que a veces no se tiene en cuenta, como es la perspectiva de una persona sordociega. En mi caso eso fue clave, en el sentido de que hubo personas que no tuvieron un trato humano a la hora de dar un diagnóstico y trabajar conmigo y fue con ellas que no evolucioné ni mejoré. En cambio con las personas que le ponían ese plus, que no está en ningún libro y que tiene que ver con humanizar lo que hacemos, con entender que detrás de cada diagnóstico hay una persona totalmente diferente, un espíritu que puede o no salir adelante, ellas fueron vitales en mi camino y me ayudaron un montón", explica el productor que trabajó por años en el canal Telefé y que ahora se dedica a dar charlas motivacionales, en paralelo a retomar su profesión en una productora audiovisual independiente que creó.

Por eso, cree que traspasar sus vivencias en una universidad que forma a educadores puede ser de gran impacto. "Es gente que se está formando en el área y esto es importante que lo tengan en cuenta cuando, en un futuro, a la hora de interactuar con una persona con discapacidad, tengan presente la parte humana, puedan conectarse con eso y no pierdan el foco del vínculo con el paciente", agrega.

-¿Cómo reacciona la gente tras conocer tu historia?

-Si bien mi historia habla de la sordoceguera, hay un camino paralelo de sanación interna que tuve que hacer para recuperarme. Hay un efecto espejo en el oyente. Al escuchar la charla, instantáneamente la gente traslada la esencia de lo que yo viví a su propia historia, que no necesariamente tiene que ver con una enfermedad o una discapacidad. Después cuando me saludan o me agradecen por la charla, en vez de hablarme de mi historia, terminan hablándome de la propia. Eso para mí es hermoso y muy enriquecedor porque eso es lo que intento hacer con lo que digo y con mi libro, "Abrir los ojos". Esa es la analogía: abrirnos, abrir el alma, abrir el corazón hacia los demás y sanar viejas heridas. Eso es muy enriquecedor para mí.

-¿Crees que se ha avanzado en materias de inclusión?

-Cada país es distinto, pero en general desde los gobiernos y las políticas públicas, falta mucho. El tema burocracia es una moneda común. Si bien hemos avanzado mucho en materia de inclusión y repecto a la discapacidad, me parece que todavía estamos lejos de tener un mundo inclusivo de verdad. Muchos creen que con poner un baño para discapacitados, ya cumplimos con la cuota solidaria, pero es mucho más profundo que eso. Incluir a una persona discapacitada no es solo incluirla en nuestra realidad, sino también es incluirnos en su realdad, entendiendo su mundo, sus limitaciones y adaptándose. En mi caso yo escucho con limitación, por ejemplo. Si pones música de fondo cuando hablamos, eso me entorpecerá la escucha y no te estarás incluyendo en mi reaidad. Pasa mucho. Hay muchas casos que no están preparados para una persona con discapacidad, mucho menos con sordoceguera, con lo complejo que es.

-Parece ser que la desinformación es el gran problema.

-Hay falta de información y falta de estadísticas reales. Nadie sabe cuántas personas sordociegas hay en el mundo, ni en Argentina ni en Chile, solo son estimaciones porque no hay censos que contemplen estos temas ni tampoco la gente que los hace está preparada para identificar una discapacidad u otra. Cuando esos números existan, quizás podrá ser más fácil reclamar.

El seminario

El II Seminario sobre sordoceguera “Abriendo puertas”, se realizará este 25 y 26 de abril, en sala Juan Gómez Millas de la UMCE. Contará con la participación de relatores internacionales e internacionales, talleres y conversatorios. Esta iniciativa se desarrolla en el contexto del proyecto Equipo PMI UMC1501-2017-2018, “Exploración de la enseñanza para el aprendizaje en contexto inclusivo: “Los sordociegos en la clase de Ciencias y Lenguaje y Comunicación”, de las académicas Oriana Donoso; Pamela Lattapiat y Carla Olivares.

Ingresando aquí, pueden revisar el programa completo.

Además Guido Fernández realizará el conversatorio "Desperté ciego", este miércoles 24 de abril, a las 11:30 horas, en el Auditorio de Ciencias Básicas (sala M105, del Departamento de Matemática).

Visto 785 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2019 21:46
off liceo a5