b postulantes c  b estudiantes c  b egresados c b academicos administrativo
 boton youtube c boton facebook c  boton instagram c boton twitter c
Martes, 17 Enero 2023 20:26

Instituto de Entomología UMCE entrega recomendaciones para enfrentar la presencia masiva del chinche del arce Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Se ha detectado este insecto volador que permanece en árboles. No está recomendada la utilización de insecticidas.

Personas de diferentes comunas de Santiago, entre ellas Providencia, La Reina, Macul, Peñalolén y Ñuñoa, han visto en las últimas semanas la presencia de insectos voladores que permanecen en los árboles. Se trata del chinche del arce, cuyo nombre científico es Boisea trivittata. Su denominación común se debe a que la planta de la cual se alimenta principalmente es el arce (Acer negundo).

Antonio Rivera, director del Instituto de Entomología UMCE, entrega detalles. "Es una especie de introducción reciente en Chile, originaria de América del norte (se distribuye de Canadá a Guatemala), donde se encuentra naturalmente distribuido el arce. No se ha reportado como introducida en otras partes de América del Sur o en Europa (donde también se ha plantado arce por su valor ornamental). Se registró por primera vez en 2019 en la comuna de Pudahuel, por lo que se sospecha ingreso por el aeropuerto en algún cargamento", explica. "Desde el 2019 al 2023 su distribución se ha expandido, detectándose desde la Región de Coquimbo a la Región de O'Higgins, lo que claramente muestra una capacidad de colonización y adaptación rápida.

Los adultos miden un poco más de un centímetro de largo. Son de color negro con líneas rojas en las alas y el tórax. Las ninfas, que corresponden a los estados inmaduros del insecto, son mas pequeñas y predomina una coloración rojiza del abdomen. "Es una especie fitófaga y granívora (se alimenta de hojas y de las semillas del arce). Por sus colores, la gente la asocia con las vinchucas, pero, a diferencia de estas, no es hematófaga (no se alimenta de sangre). Por lo tanto, no hay riesgo sanitario de transmisión de enfermedades hacia el er humano (por lo que no es de interés para el Instituto de Salud Pública). Como se alimenta de una planta de valor ornamental sin interés económico, NO es considerada una especie plaga por el SAG, por lo que ese organismo (encargado de la vigilancia fitosanitaria del país para especies cultivadas) no lo considera prioritario en su control", agrega el investigador. 

-¿Cuál es la importancia y el impacto de estudiar estos insectos?  

-Dado que este chinche no tiene enemigos naturales y llegó a un lugar donde si se encuentra su alimento preferido (el arce, el cual también es introducido), no posee los mecanismos de regulación natural que sí tiene en su lugar de origen. Esto es algo muy común en las especies introducidas. Además, pueden empezar a adaptarse y cambiarse de planta hospedera, lo que puede empezar a ser un problema. Los principales problemas, por lo tanto, que puede empezar a generar al ser humano son: 1) afectar la calidad de vida de las personas, 2) la salud del arbolado urbano, y 3) eventualmente tener impacto sobre actividades recreativas y turísticas.

-¿Implican algún riesgo para las personas o para el entorno natural?

-Es completamente inofensivo para las personas y animales, siendo un agente degradador natural de materia orgánica, por lo que es parte del proceso natural de degradación del medio ambiente.

En relación a afectar la calidad de vida, esta especie puede generar alergias por las excretas que liberan cuando están sobre los árboles, las que pueden generar dermatitis o afecciones respiratorias. También se sabe que esta especie secreta una sustancia que le otorga un olor y sabor desagradables para sus depredadores naturales, evitando así ser consumidas, por lo que esta sustancia eventualmente puede ser responsable de alergias cutáneas.

Debido a que esta especie se alimenta de las hojas y semillas de los arce, cuando se producen grandes agregaciones puede empezar a debilitar árboles, los que los hace más susceptibles de secarse, con el consecuente riesgo que el árbol o algunas ramas se desprendan y afecten a las personas. A largo plazo, la mejor solución es cambiar el arbolado urbano con plantas nativas, las que no son un alimento para ellas, como el quillay, el peumo, el pimiento, la alcaparra y el boldo. En lo inmediato, se pueden podar (y en lo posible cortar) los árboles hembras, ya que se sabe que las semillas aladas secretan una sustancia que atrae a los chinches para reproducirse. Si no encuentran alimento, va a disminuir su reproducción.

En tercer lugar, ha habido algunas especies introducidas, como la avispa chaqueta amarilla, que se transformó en un problema porque afectaba las actividades al aire libre en zonas silvestres. En el caso del chinche del arce, por su nivel de propagación, aglomeración y por encontrarse dentro de las ciudades, esta especie invasora tiene todas las características para impactar la economía en torno a la recreación dentro de las ciudades. En otoño e invierno este insecto busca refugio en las casas o interior de los hogares, tolerando un amplio rango de temperaturas, mientras que en primavera sale hacia el arbolado urbano y se alimenta de hojas y semillas, además de reproducirse.

-¿Qué se puede hacer para convivir con los chinches? 

Su manejo en los hogares puede ser mediante aspirado para ser depositados en la basura, proceso que debe ser continúo durante el otoño, ya que se trata de un insecto estacional.

No está recomendada la utilización de insecticidas en el arbolado ni en las casas, ya que estos productos químicos generan efectos nocivos sobre otras especies de insectos que son benéficas para el ser humano, como las abejas y chinitas, entre otros. Además, puede generar la intoxicación de mascotas o humanos que pudieran tener contacto con los químicos que quedan adosados en las superficies donde se aplican estos productos. La fumigación en plazas y arbolados es de un alto riesgo para la salud pública, por lo que está completamente descartado realizar acciones de este tipo.

Los estudios existentes hasta la fecha indican que este insecto es inofensivo para la salud. También pueden emitir un mal olor defensivo si son aplastados. Sus heces rojizas pueden manchar las telas y causar alergias. Al momento de plantar un árbol, es mejor elegir las especies nativas. Es preferible barrer y eliminar las semillas del arce negundo caídas en el suelo, las cuales son alimento de este insecto y lo atraen.

Instituto de Entomología al servicio de la comunidad 

El Instituto de Entomología UMCE ha recibido consultas de personas desde diferentes comunas como Providencia, La Reina, Peñalolén y Ñuñoa, preocupadas por las molestias que este insecto está generando en su diario vivir.

"Podemos aportar desde 3 ámbitos a este problema: A) Educando: a partir de informar a la gente como reconocer este insecto, de donde proviene y que es lo que hace (y lo que no hace) y la importancia que tienen los insectos en las actividades humanas y para el medio ambiente, B) Investigando: a través del monitoreo a las poblaciones de esta especie y realizar estudios para averiguar cómo controlar sus poblaciones, C) Difundiendo: dando a conocer los resultados de estos estudios a la sociedad, para apoyar a las municipalidades y otras instituciones", plantea el director.

Visto 2334 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Enero 2023 16:01