Sábado, 11 Julio 2020 14:19

Dos especialidades de Educación Diferencial UMCE comienzan nuevos procesos de autoevaluación con fines de acreditación Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“Obtener una buena acreditación es un referente, pero también debemos pensar que estamos trabajando para una mejor formación de nuestros profesores y profesoras de Educación Diferencial. Ese es nuestro norte”, señaló la decana de la Facultad de Filosofía y Educación, Solange Tenorio.

Dos nuevas carreras de la UMCE formalizaron el inicio de sus procesos de autoevaluación para renovar sus acreditaciones: Licenciatura en educación y pedagogía en educación especial con especialidad en personas ciegas y retos múltiples, y Licenciatura en educación y pedagogía en educación especial con especialidad en discapacidad mental y desarrollo cognitivo.

El protocolo de trabajo conjunto reunió a docentes, estudiantes, ex alumnas, centros de práctica, y empleadores asociados a las carreras, así como autoridades universitarias, quienes fueron testigos del acuerdo de trabajo colectivo que las unidades responsables realizarán durante el próximo período.

La decana de la Facultad de Filosofía y Educación, Solange Tenorio -educadora diferencial formada en la UMCE- destacó “la importancia del inicio de una nueva autoevaluación, que requiere mucha coordinación y apoyo de parte de todas las unidades, para llevar al éxito a dos carreras que hoy inician el proceso, carreras que están rediseñadas y cuyos nombres también han sido rediseñados”.

Obtener una buena acreditación es un referente, agregó, “pero también debemos pensar que estamos trabajando para una mejor formación de nuestros profesores y profesoras de Educación diferencial. Ese es nuestro norte. Este Departamento ha tenido la tradición de formar egresados y titulados comprometidos con el contexto y con las problemáticas y con participar y colaborar con su solución de manera creativa”, aseguró.

La directora de Educación Diferencial, Lucía Millán, coincidió con la decana y agregó: “tenemos una trayectoria de más de 50 años formando educadores diferenciales. Siempre tenemos que superarnos, el rediseño representa esta necesidad de cambio y evolución positiva a la que no nos hemos negado, pero también somos un Departamento que ha liderado el proceso de formación de profesores para personas que presentan alguna discapacidad y eso no se puede desconocer”.

A su vez, la vicerrectora académica de la UMCE, Ximena Acuña -directora de este Departamento antes de asumir la Vicerrectoría- recordó que la autoevaluación es una “tarea en la que también se define la construcción conceptual mediante la cual se va configurando ese proceso, por eso resulta relevante que se vuelva a mirar la educación especial como aquella modalidad que desarrolla una función educativa para ofrecer condiciones y oportunidades para una educación equitativa para las personas con alguna discapacidad, más aún en este contexto tan particular que nos dibuja una convivencia diferente, llena de desafíos complejos y también oportunidades”.

Alguna vez se entendió el rol de la educación especial como un camino separado de la educación regular, añadió, “adoptando una ruta paralela con pocos puntos de encuentro con el sistema común. Hoy eso es bastante diferente porque se asume la necesidad de abordar los procesos en conjunto, donde la inclusión la entendemos como una tarea de todos”.

Para avanzar en este ámbito, continuó, “es necesario un cambio de actitud, orientado hacia la valoración de las diferencias humanas presentes en todos los ámbitos. No se trata de eliminar o aminorar esas diferencias, sino de aceptarlas. Nuestra misión se debe orientar hacia una escuela que pueda responder de manera asertiva a esa diversidad y que la educación pueda pensarse hacia todos. Ese es el gran desafío de nuestra formación”.

Paulina Enero, directora de Aseguramiento de la Calidad (DAC) -unidad técnica que apoya los procesos de autoevaluación- presentó el protocolo de plan de trabajo conjunto entre la DAC, la Facultad de Filosofía y Educación, y el Departamento de Educación Diferencial: “si bien este documento está suscrito entre estas dependencias, el trabajo significa una articulación mayor a nivel institucional, porque los procesos de mejora continua, el aseguramiento de la calidad de la formación de nuestros futuros profesores y la generación de conocimiento es responsabilidad de todos quienes conformamos la comunidad universitaria”.

Este protocolo, destacaron las autoridades, “representa un hito relevante porque marca el inicio del proceso y formaliza el establecimiento de compromisos, roles y responsabilidades para cada uno de los actores, poniendo especial énfasis en el cumplimiento de actividades programadas en un cronograma de acreditación”.

También intervinieron las coordinadoras de Calidad Ángella Fortunati, de Discapacidad mental y desarrollo cognitivo, y María Verónica Caris, de la especialidad de Personas ciegas y retos múltiples, quienes detallaron los ejes, motivaciones y desafíos que representa el período que inician, y cuyo desarrollo les llevará, señalaron, a realizar mejoras en ciertas áreas, a reforzar otras y preservar aquellos logros conseguidos en acreditaciones anteriores.

 

Visto 477 veces
off liceo a5