Jueves, 13 Octubre 2022 14:37

Profesora egresada de la UMCE lanza libro "Días sin nombre" Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Escrito por la profesora purranquina Marianela Mancilla Andrade. Fue presentado por el actor Luis Dubó y la ex convencional constituyente Elisa Loncón.

"Lo que este libro persigue afanosamente y por ello lo que logra, es edificar desde retazos un Lar perdido (...) y no se trata de recobrar el paraíso, sino de habitar un lugar de la memoria donde la pobreza e incluso el hambre, tienen un lugar que no descalifica la experiencia del hogar primordial, de la familia, de la comunidad del conjunto de espacios para lo íntimo que hoy se van violando como bosques nativos". Así se presenta la reseña de "Días sin nombre", libro escrito por la profesora egresada de la UMCE Marianela Mancilla Andrade, que fue lanzado el pasado 7 de octubre en el Salón de honor UMCE.

El Prorrector de la UMCE, Roberto Pichihueche, fue el encargado de entregar unas palabras de bienvenida. "Quisiera agradecer la oportunidad que tiene nuestra Universidad de poner sobre la mesa, a través de este evento, una relación tan rica, pero a la vez, tan poco atendida como lo es la educación y la ruralidad. Claramente existe un depsojo tan marcado del derecho que tienen niñas y niños de educarse en un espacio fecundo, en un medioambiente en el que se desarrolle la vida de los distintos organismos favoreciendo su interacción, en donde sus vidas y sus costumbres, y sus familias y todo lo que les rosea sea considerado para su propio crecimiento", señaló. "Si bien es cierto, para atender este derecho necesitamos un estado más consciente de esta realidad y más preocupado de cómo atenderla, o sea, un Estado con letra mayúscula, también es cierto que las instituciones de educación superior como la nuestra -y principalmente como la nuestra por su tradición y su experiencia- deben aportar con toneladas de arena, no con granitos, para que este desafío/derecho se pueda consagrar", añadió.

El encuentro contó con la presentación de Feñez y con una mesa de presentadores/as que comentaron el texto, integrada por Marcelo Beltrán, editor del libro; Luis Dubó, actor; y Elisa Loncón, profesora y ex convencional constituyente. "Esta obra es un aporte cultural, no solo para el territorio de Purranque -de donde es oriunda la autora-, sino para todos/as quienes se sientan convocados/as a hablar de las otras historias, de los pueblos, las mujeres y la tierra misma", destacó la ex convencional y académica Usach. 

Luis Dubó se sumó a sus palabras: "La deuda que tenemos con los sectores postergados es gigantesca (...) hay que darse una vuelta por los lugares desposeídos y allí vamos a encontrar un tesoro maravilloso porque nadie quiere regresar al dolor. Y ahora más que nunca debemos hacer de cada reunión, una rebelión, y de cada rebelión, iniciar una revolución porque no podemos permitir que el otro/a sufra. Si sumamos voluntades, vamos a volver a rebrotar como sociedad y que es lo que espero con toda mis fuerzas".

La autora agradeció a los presentes por asistir y a la UMCE por haber sido escenario del lanzamiento. "Para mí es muy importante el enfoque educativo que le podamos dar a esto. No me considero una escritora, lo hago por placer porque esto no tiene rédito económico para mí, pero sí un impacto muy potente en los y las estudiantes y eso es lo que realmente me motiva", planteo. "Muy humildemente esta obra y otros libros en el futuro tienen solo ese enfoque. Como bien decían los expositores y quienes me conocen lo saben, vengo de una realidad compleja desde el punto de vista socioeconémico, de vulnerabilidad como hoy llaman de forma políticamente correcta a la pobreza. Creo que tenemos una responsabilidad como educadores y educadoras. Hoy no hay muy piojos ni sarna, pero sí hay otros flagelos presentes en las escuelas. Ahí hay un aporte importante que hacer. La UMCE me ha permitido hacer mi trabajo de forma distinta, aunque esto es un experimento, un aprender haciendo", cerró.

Lo que este libro persigue afanosamente y por ello lo que logra, es edificar desde retazos un Lar perdido, búsqueda de arraigo que fue común a Mistral y en su antípoda a De Rokha, y no se trata de recobrar el paraíso, sino de habitar un lugar de la memoria donde la pobreza e incluso el hambre, tienen un lugar que no descalifica la experiencia del hogar primordial, de la familia, de la comunidad del conjunto de espacios para lo íntimo que hoy se van violando como bosques nativos.
Visto 320 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Octubre 2022 18:07
off liceo a5