Jueves, 13 Agosto 2020 04:07

Educación Parvularia presenta experiencias en modalidades no convencionales Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La educadora María José Catalán compartió diferentes iniciativas no convencionales que dispone Fundación Integra en recintos hospitalarios y hogares de acogida, en zonas rurales y urbanas de difícil acceso de la Región Metropolitana.

Por segundo año consecutivo, se realizó la charla "Experiencias de práctica en modalidad no convencional", encabezada por la educadora de párvulos, formada en la UMCE, María José Catalán de la modalidad de Jardín Infantil sobre ruedas de Integra, que forma parte de los programas no convencionales de la fundación.

Carmen Gloria Negrotti, directora de la carrera en la UMCE, dio la bienvenida al encuentro virtual, destacando lo novedosa y atractiva de la experiencia en espacios que no necesariamente son los tradicionales.

Formada en la hoy desaparecida sede de Graneros de la UMCE, realizó su mención en el campus central, y ya su práctica profesional la realizó en un espacio no convencional de Rancagua: una biblioteca. “Desde entonces me di cuenta del amplio campo laboral y que no solo son jardines infantiles, sino una amplia gama que cada año se abre aún más para nosotras”, afirmó.

La educadora compartió las diferentes modalidades no convencionales que dispone Fundación Integra en recintos hospitalarios y hogares de acogida, en zonas rurales y urbanas de difícil acceso de la Región Metropolitana. Recordó que estas modalidades son “propuestas pedagógicas que se da solo en contextos diferentes”.

La ex alumna trabaja desde hace seis años en el Departamento de Educación de la zona norponiente de Integra, como educadora encargada de la modalidad Jardín sobre Ruedas, que atiende de forma gratuita a niños de zonas rurales y urbanas de difícil acceso.

A pesar de que algunas de estas modalidades han sido congeladas por la pandemia, señaló, el trabajo pedagógico se realiza enviando materiales a las familias y trabajo de acompañamiento con una sicóloga de manera permanente.

En hogares de acogida, añadió, trabajan con duplas de educadores y técnicos en educac ión parvularia, en espacios que dispone el establecimiento, con trabajo pedagógico convencional y “la diferencia es que la bajada se realiza de acuerdo a cada contexto. Hay niños que trabajan bien en trabajo de juego en grupo y otros que su condición de vulnerabilidad no lo permite y trabajan solos y nos son capaces aún de trabajar o jugar con más compañeros”. En estos espacios, agregó, se trabaja mucho la educación emocional, “porque son las herramientas que necesitan los niños y niñas de hogares de acogida”.

Sobre el Jardín sobre Ruedas, explicó que es una modalidad itinerante, que va a zonas rurales donde no existe educación preescolar, ni escuelas de lenguaje, donde los colegios están muy alejados: “tenemos del nivel Medio Menor a Transición que son niveles que no existen en localidades más alejadas, rurales, aunque estén dentro de la Región Metropolitana”.

El propósito, sostuvo, es bridar educación de calidad a niños y niñas que se encuentran en zonas rurales o con difícil acceso, y “se poya bastante en el trabajo con las familias y por la comunidad en la que se encuentran porque no van solos al jardín, sino acompañados por un adulto, quienes son parte incluso de la planificación porque necesitamos que se conviertan en un aporte y que no resten protagonismo a los niños y niñas”. La propuesta pedagógica de cada jardín va a variar según cada grupo, y según sus características, afirmó. 

 

Visto 404 veces
off liceo a5