Viernes, 18 Marzo 2022 15:42

Educadores populares Diego Cabezas y Cristian Olivares: “La escuela neoliberal está en crisis” Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Comprometidos con el espíritu que encarna la tradición pedagógica latinoamericana denominada Educación Popular y con una reconocida trayectoria de experiencias comunitarias, los académicos de la UMCE Diego Cabezas y Cristian Olivares presentan una propuesta de educación participativa, transformadora y acorde a diferentes contextos.

Tras el objetivo de profundizar en el conocimiento de políticas públicas, metodologías, proyectos y experiencias educativas de nuestro país y continente, a través del análisis pedagógico y la elaboración de propuestas que contribuyan al fortalecimiento teórico-práctico de la educación pública, comunitaria y popular, los académicos de la UMCE Diego Cabezas Bravo y Cristian Olivares Gatica, junto a la Dirección de Educación Continua de nuestra Universidad y a una red de educadoras/es populares de Chile y Argentina, levantaron un exitoso programa que ya cuenta con cientos de postulantes.

Se trata del “Diplomado en Educación Popular y Pedagogías Emancipatorias en Chile y América Latina”, programa alojado en el Departamento de Educación Básica de la UMCE, que será impartido a partir del 7 de mayo, en modalidad online, y que busca contribuir a la construcción de una democracia sustantiva donde las y los docentes compartan estrategias, habilidades y técnicas necesarias para que todas las personas y pueblos tengan la capacidad de participar en condiciones de igualdad, en favor de un mundo más justo y solidario.

La propuesta formativa ahondará en fundamentos político-pedagógicos, metodologías, proyectos y experiencias educativas emancipatorias, que serán desarrolladas en distintos módulos sobre las temáticas “Políticas Públicas Neoliberales y Críticas en Educación”, “Proyectos y Experiencias Político-pedagógicas desde los Movimientos Populares Latinoamericanos”, y “Metodologías y Herramientas Pedagógicas Críticas y Populares”.

El académico del Departamento de Educación Básica y egresado de la UMCE, Cristian Olivares, comenta que este diplomado tiene como soporte lo realizado por diversas experiencias, proyectos e intentos desarrollados por distintos grupos y organizaciones que han querido trabajar e instalar la Educación Popular y las Pedagogías Críticas en nuestra universidad.

Su camino en esta temática se inició a partir del trabajo realizado desde diciembre del 2009 cuando se conformó Diatriba, un colectivo integrado por profesoras/es y estudiantes de pedagogía convencidas/os de la dimensión político-transformadora de la educación y comprometidas/os con el desarrollo de procesos de Autoeducación Popular: “Desde allí se comienzan a levantar actividades como círculos de lectura y, en conjunto con otras organizaciones, la Escuela Itinerante de Educación Popular ‘A pata pelá’, que fue una de las primeras experiencias donde buscamos articular prácticas educativas populares con el trabajo en la universidad”, señala Cristian Olivares.

Esa labor, agrega, "fue la que permitió que en agosto del 2011, en el contexto de las movilizaciones estudiantiles, surgiera la propuesta de Educación Pública Comunitaria, donde se hace mención a la necesidad de incidir en la formación inicial docente para poder construir un nuevo sistema educacional. Posteriormente, se empieza a desplegar un trabajo para construir la escuela de esa propuesta educativa, primero en el Barrio Yungay, y después en Franklin, además de actividades como los encuentros de Educación Popular, Pedagogía Crítica e Investigación Militante, en que nos dábamos cuenta del impacto que generaba este trabajo, logrando generar una asistencia de entre 600 a 700 personas tanto de Santiago, regiones y de otros países de Latinoamérica”, indica el profesor Olivares.

Respecto al desarrollo del diplomado, el académico del Departamento de Inglés de la UMCE, Diego Cabezas, sostiene que “éste es un momento muy importante, donde la universidad sale a los territorios y se abre a los movimientos sociales y a las organizaciones populares, y lo hace abriendo la puerta de forma gratuita, ya que, para nosotros, una característica relevante de este diplomado era que no fuese un espacio excluyente, y queremos que se mantenga así”.

Compromiso con los sectores excluidos

Hijos de la educación pública y primera generación de sus familias en entrar a la universidad, ambos profesores se formaron en tiempos que marcaron un punto de quiebre político, pedagógico y social muy importante en nuestro país.

El movimiento estudiantil me ha formado durante toda la vida”, enfatiza Diego Cabezas: “El 2004 entré a la universidad con uno de los primeros estallidos sociales educativos, el 2006 estaba en la universidad y el 2011 me tocó ya como profesor, donde uno observa que nada se puede realizar de forma individual, sino colectivamente; y lo hicimos participando en acciones junto a otras personas que querían transformar la sociedad y realizar aportes desde lo educativo pero desde otro frente, ya que la educación tradicional tiene límites porque no está abierta a organizaciones sociales”, aclara.

Nosotros venimos de los sectores populares excluidos, añade Cristian Olivares, “hemos sido marginados, excluidos y explotados permanentemente por esta sociedad. Si nosotros pudimos entrar a la educación superior es para cumplir un rol y ampliar el acceso a personas que viven situaciones similares. Por ello, para nuestra gente, es una necesidad transformar la escuela y comprender que la educación puede contribuir a emanciparnos y a transformar nuestras vidas para poder dignificarlas”.

Destacando haber encontrado en la UMCE la voluntad y el apoyo institucional a sus trayectorias y que se acoja el trabajo que han llevado a cabo con distintas comunidades, territorios, movimientos y organizaciones sociales, los educadores populares afirman que el diplomado que coordinan tiene una intencionalidad de carácter emancipatoria que no busca que la emancipación sea un contenido más del programa sino un proceso educativo, funcionando como una red de experiencias que tiene espíritu y que busca contribuir a la humanización de la sociedad y la superación de múltiples opresiones.

Este es un espacio colectivo, señala Diego Cabezas, “en el que participarán profesores y profesoras que colaboran en redes que buscan mejorar la sociedad en la que vivimos y compartir el conocimiento. El objetivo no es rentabilizar la educación si no que compartir lo máximo posible”.

Reconocimiento a la acción social

En enero del 2020, el Colegio de Profesores entregó el reconocimiento pedagógico Viola Soto al profesor Cristian Olivares Gatica por impulsar, junto a la profesora Javiera Palma, una innovadora práctica educativa en la Escuela Pública Comunitaria del Barrio Franklin, ubicada la comuna de Santiago, y por visibilizar nuevos abordajes al proceso pedagógico que van en la dirección de una educación liberadora, humanizadora y transformadora, siendo la primera vez que el magisterio entregaba una distinción a una experiencia de Educación Popular.

Ahora, los coordinadores del diplomado celebran que el trabajo que han venido desarrollando pueda impartirse a través de los programas de educación continua que ofrece nuestra universidad. La UMCE, asevera Diego Cabezas, debería ejercer el rol histórico que alguna vez cumplió y retomar lo que fue el ex Pedagógico: “Para nosotros ha sido muy importante contar con el apoyo de la Rectora Elisa Araya en la Iniciativa Popular de Norma 'Construyendo un Sistema Plurinacional de Educación Pública Estatal-Comunitaria', ya que con ello ha respaldado públicamente a los movimientos sociales y ha asumido un liderazgo en las discusiones educativas y políticas. La UMCE debe ser protagonista en la construcción del currículum nacional y debe abrirse a un espacio de disputa de otra formación y de otras lógicas que se co-construyen colectivamente”.

Crítica al sistema escolar chileno

Con la firme esperanza de que quienes cursen el diplomado puedan recrear prácticas emancipatorias en distintos lugares, el profesor Cristian Olivares subraya que la escuela neoliberal está en crisis: “es una escuela que segrega, que excluye, que no considera las necesidades, las aspiraciones, los objetivos, los sueños, las emociones, las identidades y las cosmovisiones de las comunidades educativas porque se plantean objetivos que son externos a ellas, vinculados a intereses de los grupos dominantes; es una escuela que está aislada de los territorios y no se vincula con ellos; básicamente, no nos contribuye a mejorar nuestras condiciones de vida”.

“Bajo este modelo, uno puede ver una escuela en una población”, agrega el docente, “y esa población va a seguir siendo la misma, aunque pasen veinte años, porque esa escuela no se hace cargo de la realidad, y eso no puede ocurrir. En definitiva, la escuela está en crisis porque carece de sentido para quienes, justamente, va dirigida esa escuela: su comunidad educativa; por lo que la escuela le es ajena a ella, en vez de construirse a partir de ella".

La alternativa a esa escuela neoliberal en crisis, postula el profesor Olivares, "no debe emerger sólo desde la escuela regular o tradicional, sino que debiera considerar la educación construida desde quienes hemos o han vivido las consecuencias de esa crisis. También debe venir desde la Educación Popular, que es la educación que construyen los pueblos para liberarse y, en ese sentido, la UMCE, si integra esta mirada en su proyecto institucional, puede que llegue a abrir la oportunidad histórica de asumir el importante rol de abordar la discusión sobre cuál debiese ser la Educación Pública del siglo XXI, dentro de lo cual plantear que ésta va de la mano con la Educación Popular, va con la perspectiva de las tradiciones educativas de los pueblos que históricamente hemos sido marginados, para llenarla de sentido emancipatorio”.

La UMCE, añade, “hoy tiene la posibilidad de incidir en la formación inicial docente, también desde esta perspectiva, a modo de que el estudiantado no sólo entienda la didáctica o el currículum desde el punto de vista de la pedagogía de la escuela tradicional, sino que pueda hacer un cruce con la Educación Popular en esa misma experiencia y, a su vez impactar en la formación continua a través de los espacios que estamos levantando ahora. Sin duda, con la nueva gestión, la UMCE tiene ahora la posibilidad real de abrirse caminos para asumir el rol de conducir o incidir con mayor propiedad en la discusión educativa a nivel país, y contribuir desde allí a la constitución de esa fuerza histórica que hoy sigue cultivándose a través de las luchas que desarrollan procesos de transformación y emancipación social desde el campo educativo y pedagógico”, concluye.

Más información en: Diplomado en Educación Popular y Pedagogías Emancipatorias en Chile y América Latina 

Visto 825 veces Modificado por última vez en Domingo, 20 Marzo 2022 22:33
off liceo a5