b postulantes c  b estudiantes c  b egresados c b academicos administrativo
 boton youtube c boton facebook c  boton instagram c boton twitter c
Lunes, 20 Junio 2016 00:00

Estudiantes y académicos reciben reconocimiento por participación actividades de apoyo a la docencia y al desarrollo estudiantil Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Estudiantes y profesores de la UMCE fueron reconocidos por estos días en una ceremonia de cierre y certificación de actividades de apoyo a la docencia y al desarrollo estudiantil, realizadas durante el año 2015.

Las iniciativas formaron parte de los Talleres de la Comunidad de Recursos Experimentales para el Aprendizaje, CREA; el Programa de Formación de Ayudantes, y el Curso Diseño, Implementación y Análisis de Experiencias de Enseñanza en la Formación Inicial de Profesores.

El encuentro fue encabezado por el vicerrector académico de la UMCE, Claudio Almonacid, quien explicó que se trata de una iniciativa desarrollada desde hace un tiempo, primero con el Proyecto de Fortalecimiento y luego con el Centro de Acompañamiento y que tiene por objetivo destacar los avances académicos y estudiantiles, en ámbitos poco explorados: “En el caso de los académicos, se realiza entre pares docentes a los profesores nuevos que se van integrando a la Universidad, para que conozcan la cultura y planes de desarrollo interno (…) en una lógica de acompañamiento para definir didácticas, lo que nos parece una estrategia que más acertada y contundente”, aseguró.

Desde el punto de vista de los estudiantes, agregó, “tenemos un tremendo potencial en la Universidad, de actividades que son desarrolladas por los estudiantes (…). Lo que estamos haciendo aquí es probar una metodología que la vamos a incorporar en los nuevos planes de estudio a propósito de los acuerdos tomados en el nuevo Modelo Educativo, como actividades electivas dictadas también por los estudiantes, y que serán consideradas como actividades curriculares”.

Desarrollo académico

La coordinadora de la Unidad de Gestión Curricular, Andrea Figueroa, y responsable de la actividad dirigida a los académicos, este curso “se circunscribe en una línea de desarrollo docente que impulsa la Dirección de Docencia, a través de la Unidad de Gestión Curricular Institucional, y que entrega a nuestros profesores un espacio para la reflexión, que permita generar un aprendizaje entre pares y avanzar hacia la conceptualización de procesos de retroalimentación en el marco del proceso del fortalecimiento en la docencia de la educación superior”.

El 2015, agregó, el curso estuvo compuesto por los nueve académicos que ingresaron a la Universidad vía concurso público, y lo realizaron durante 12 semanas: “el foco estuvo centrado en la construcción de un libreto didáctico y una observación cruzada entre académicos de las distintas facultades. El proceso de observación entre pares permitió generar instancias de reflexión sobre las prácticas docentes al interior del aula que permitieran mejorar y avanzar hacia nuevas metodologías de trabajo y situarse como una instancia que nuestros estudiantes puedan considerar en los procesos de retroalimentación”.

De hecho, el resultado fue tan positivo, que para el año 2016, el Departamento de Inglés está realizando este curso de manera cerrada, “para avanzar a este concepto de aprendizaje entre pares y generar instancias de análisis y retroalimentación académica a partir de la propia práctica”, sostuvo.

Entre los académicos que integraron este curso, estuvo el profesor del Departamento de Castellano Jaime Galgani, quien valoró la iniciativa: “Al principio uno siempre recibe con cierta resistencia estas actividades que se sienten como una imposición, porque uno tiene años de experiencia y dice: ‘¿qué necesito yo?’ pero después, cuando asumes la actividad y comienzas a dialogar, y revisar las lecturas que nos dieron, permiten revisar bastantes concepciones que uno tiene y experiencias en el ámbito de la didáctica en el aula y el trabajo docente como profesor universitario. Las conversaciones que tuvimos a raíz de la visita de una de las académicas que observó mi clase y el diálogo que hubo posteriormente también fue interesante y fecundo”, señaló.

María Eugenia Hernández, del Departamento de Inglés, compartió la opinión del profesor Galgani y rescató además la utilidad para los profesores que venían llegando a UMCE: “no conocíamos cómo funcionaba la UMCE y nos sirvió como un apresto para trabajar entre nosotros: ‘¿qué hace tu Departamento, qué hace el mío?’ y me pareció muy rescatable saber que quizás hay otras personas dentro de la misma Universidad que están haciendo cosas muy interesantes que a veces no nos compartimos. Desde ese punto de vista me parece muy valioso”.

“También tuvimos la oportunidad de enriquecernos en la discusión con todos los colegas desde el punto de vista metodológico, didáctica, cosas nuevas y eso siempre es muy bienvenido”, dijo.

Desarrollo estudiantil

Sobre las iniciativas dirigidas al desarrollo de habilidades de los estudiantes, la coordinadora del “Centro de Acompañamiento al Aprendizaje”, Ana Cárdenas, explicó que se constituyó un equipo de trabajo integrado por docentes de la Universidad, docentes externos con experiencia en el sistema escolar y especialistas en el desarrollo de habilidades básicas de lenguaje, lectura y escritura, y pensamiento matemático; profesionales especialistas en el uso de medios de soporte audiovisual en procesos de enseñanza y aprendizaje; y estudiantes que se hicieron cargo de los talleres y participaron de los programas de formación de ayudantes.

“El grupo que surgió de este trabajo se autodenominó CREA, comunidades de aprendizaje, cursos experimentales para el aprendizaje, que a partir del año 2015 cuenta con el apoyo del Centro de Acompañamiento para el Aprendizaje”, añadió.

En este marco, durante el 2015 fueron realizados 10 talleres CREA: El taller de Química en Acción, Cuando el Mono se bajó del árbol; POLIMU, de poesía, lingüística y música; Técnicas de Encuadernación; Arte e intervenciones públicas; Yoga; Fantástica Teatral orientado al desarrollo de habilidades de expresión y manejo del cuerpo; Laboratorio Corporal Cómo aprende el cuerpo; La revista PDA; y Crealab.

En tanto, en la línea de apoyo en asignaturas prioritarias de primer año se promovió un concurso para proveer de ayudantes meritantes que permitiría la creación de un programa, con el fin de hacer sustentable la iniciativa en el futuro.

A través de estas iniciativas, sostuvo la profesora Cárdenas, “la UMCE está avanzando en la construcción de un trayecto formativo y de profesionalización docente más pertinente, donde el eje central se encuentra en los procesos de aprendizaje de profesores en formación”.

Camila Núñez, hoy Licenciada en Educación con mención en Historia, participó en el diseño y puesta en marcha de la Revista PDA (Http://crea.umce.cl/revista/), que “salió a la luz en mayo de 2015, luego de un largo proceso de diseño y programación. Esta aventura la emprendí junto con dos compañeras (Yasna Navarrete y Daniela Schönffeldt) a mediados del año 2014, por lo que este es un proyecto que ya lleva su tiempo”.

En el segundo semestre del 2015 convocaron a que “la comunidad se interesara en formar parte de la revista. Estas instancias fueron bien acogidas, participando estudiantes y profesores de la UMCE y otras Universidades. Finalmente, en la actualidad nos encontramos desarrollando el taller "más formal", considerando contenidos como redacción, expresión escrita, fotografía, uso de plataforma web, entre otros aspectos. 

A su juicio, “la experiencia de CREA es un aprendizaje continuo. Los procesos de retroalimentación que se originan en la comunidad son muy enriquecedores porque nos permite vincularnos con otras disciplinas, posibilitando así el desarrollo de habilidades trandisciplinares. Es plantearnos la vida universitaria desde otra vertiente, abriendo los espacios, fomentando la formación de un sujeto social, construyendo comunidad educativa”. 

Araceli Oyarce, a punto de rendir su examen de grado para convertirse en Profesora de Química con Mención en Ciencias Naturales, integró el Taller Alquimia, experimentando para la vida: “Creada e implementada junto a Michâl Elías Godoy, está basado en la experimentación científica, que permite descubrir, conocer y aprender procesos químicos de la vida cotidiana, con un enfoque de autocuidado personal y del ambiente que nos rodea y de esta manera fabricar productos libres de estos compuestos tóxicos con las propias manos de los participantes, a través de la experimentación”.

Su estrategia de aprendizaje es a través de la experimentación, por lo que miden “de cierta forma el desempeño del participante a través del producto obtenido una vez finalizado la actividad. Aparte de esta obtención de producto de cada actividad, al finalizar el taller, se hace entrega de un manual que contiene las bases teóricas y el procedimiento de cada experimentación realizados en cada taller”, concluyó.

Visto 2621 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Junio 2016 14:45