Martes, 17 Noviembre 2015 00:00

Coordinadora de la Unidad Nacional de Currículo y Evaluación del MINEDUC plantea desafíos curriculares que resguarden la pertinencia, autonomía y contextualización Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Coordinador de Magister en Educación, mención Evaluación de la UMCE, junto a coordinadora  de la Unidad Nacional de Currículo y Evaluación del MINEDUC, Alejandra Arratia. Coordinador de Magister en Educación, mención Evaluación de la UMCE, junto a coordinadora de la Unidad Nacional de Currículo y Evaluación del MINEDUC, Alejandra Arratia.

Un exhaustivo análisis en torno al cambio de eje de cómo se entiende la educación: un derecho en el que el Estado tiene un rol garante y que implicaría repensar el papel del Ministerio de Educación que opera hoy como subsidiario, planteó en la UMCE la coordinadora  de la Unidad Nacional de Currículo y Evaluación del MINEDUC, Alejandra Arratia.

La Unidad Nacional de Currículo y Evaluación del MINEDUC es un programa destinado al desarrollo curricular y evaluación de los programas de la educación parvularia, básica y media, así como la ejecución de programas de perfeccionamiento destinado a los profesionales de la educación. El desafío mayor, señaló la especialista, son los temas de contexto de reforma y que los expuso para profundizar una conversación convocada por el Programa de Magister en Educación de la UMCE, en la que la especialista presentó el desarrollo curricular desde 1965 hasta el 1998, una visión global y de instrumentos del currículum nacional y reforzó el concepto para explicar cómo esos elementos se articulan y forma parte del diagnóstico crítico.

Junto con reconocer el subestimado papel de la escuela como comunidad y la necesaria autonomía profesional qie requieren los profesores, también abrió la conversación respecto de los espacios de flexibilidad curricular, “pues desde la LGE los tiene, (pero) lamentablemente”, dijo, por varias razones, “se ve poco y se tiende a ver más la flexibilidad y rigidez del currículo versus la flexibilidad y la capacidad de innovar, de contextualizarlo y construir”.

Ente los desafíos de la Unidad que dirige, destacó la necesaria articulación entre la evaluación externa e interna, hacia una propuesta más integral: “hay conciencia respecto de cierto desbalance entre el rol de la evaluación externa e interna”, puntualizó. Esta última “es bastante poco visible, poco apoyada en el sistema y hay un excesivo (énfasis) en el control, en la presión versus en el apoyo”. Se genera “un gran estrechamiento curricular si tienes un sistema en el que cada niño va rendir durante su vida 6 pruebas y cada año tienes entre 16 y 18 pruebas (…). En términos académicos resulta inconsistente o insuficientemente alineado con las definiciones del curriculum nacional (...). Hay conciencia de eso y está dentro de los cambios que hay en el plan de evaluación que se fue al Consejo Nacional de Educación”, señaló

Respecto de la planificación, declaró que en “el Ministerio no hay una postura de planificar clase a clase obligatoriamente: No  quiero decir que no haya planificación clase a clase ni que sí, pero eso es parte de la autonomía profesional de los profesores (…). La evidencia muestra que las decisiones instruccionales que debe tomar un profesor en la sala de clases son una cada minuto y medio a dos minutos, entonces, una planificación así, donde yo esté al servicio de la planificación versus el aprendizaje del niño, no es un bien que queramos cuidar”, puntualizó.

La clase magistral que realizó Alejandra Arratia forma parte de las políticas implementadas por el Programa de Postgrado de la UMCE para “actualizar y complementar la formación, en la medida que pudieran traer información de primera fuente respecto de las políticas educacionales en términos generales o particulares”, explicó la directora de Programas de Magister en Educación con Menciones y de Formación Pedagógica de la UMCE, Nancy Godoy.

El coordinador del Programa Magíster en Educación, mención Evaluación, Erwin Frei, agregó que “en el caso de la Unidad de Currículum y Evaluación, se espera para conocer y saber para dónde quiere llevar este gobierno el currículum y la evaluación país, en consideración a que los Ministerios están administrados por los gobiernos del momento”.

La decana de la Facultad de Filosofía y Educación, Ana María Figueroa, explicó que tradicionalmente, el currículo ha sido considerado como un asunto más bien técnico, que prioritariamente competía a especialistas, pedagogos y encargados del diseño de evaluación y medición. Actualmente, ha intentado superar el ámbito técnico para convertirse también en un tema de discusión política sobre qué educación, para qué tipo de sociedad, implicando a decidores, educadores, grupos de interés organizado junto a una diversidad de instituciones y actores locales. De ahí agregó, que el gobierno estimó “urgente establecer una política de Estado para el desarrollo curricular nacional con perspectiva país en que se resguarda la pertinencia, relevancia, contextualización, legitimidad y estabilidad del currículum para el sistema educativo”.

En este marco, concluyó, la “UMCE aspira a contribuir en la generación de una propuesta curricular para nuestro país -hablamos de una propuesta que es una deuda histórica-  inclusiva, no segregada. La Universidad Pedagógica de Chile se hace cargo de las actuales políticas en la medida que deben formar a profesores en formación en base al curriculum que les tocará administrar”.

Visto 3753 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Noviembre 2015 12:14
off liceo a5